Get Adobe Flash player

Política

Arabia Saudita ejecutó a 37 personas

image(Takbir TV) - Recientemente el régimen saudita ejecutó a 37 personas a las que acusó de “terrorismo”, entre los que se encontraban un académico chiíta, un manifestante discapacitado y varios menores que estaban detenidos.

Grupos de derechos humanos afirman que al menos 33 de las 37 personas ejecutadas el martes pertenecían a la minoría chiíta perseguida por Arabia Saudita, informó el jueves el Ojo de Medio Oriente.

Documentos obtenidos por la CNN muestran como muchas de las personas ejecutadas,  en un intento por salvar sus vidas se vieron obligadas a aceptar los cargos que los mismos torturadores les habían escrito.

Uno de los acusados, con la esperanza de obtener indulgencia de la corte, afirmó lealtad al reino saudí pero luego ser ejecutado.

La Agencia de Prensa Saudita (SPA) afirmó que "la pena de muerte se aplicó ... a una serie de culpables por adoptar ideologías terroristas extremistas y formar células terroristas para corromper y perturbar la seguridad, así como para propagar el caos y provocar conflictos sectarios".

image

Sin embargo, los informes que detallan la vida de varios de los condenados sorprendentemente muestran una razón muy distinta tras las recientes ejecuciones en masa.

Mohammed Al-Attiyah

Entre las víctimas se encontraban el popular clérigo chiíta y decano del departamento de inglés de la universidad de Jeddah, Mohammed al-Attiyah.

Human Rights Watch afirmó que al-Attiyah fue acusado y ejecutado por La corte, junto a otros 11 hombres, por "planificar con un elemento de inteligencia iraní ... establecer una compañía para difundir las actividades chiítas [en la Provincia Oriental]".

Así mismo, el clérigo chií era conocido como un "promotor de la unidad entre las diferentes escuelas de pensamiento" en el reino saudí.

image

"Mientras vivamos en el mismo país, no tenemos más remedio que aceptarnos y convivir, sin importar el grado de diferencia entre nosotros", dijo en un discurso en 2011, donde instó a la tolerancia entre los sunitas y Chiítas

Al hablar en la corte antes de la ejecución, Attiyah había negado "todas las pruebas" en su contra.

Munir al-Adam

Munir al-Adam, de la región chiíta oriental de Qatif, también se encontraba entre los ciudadanos saudíes que fueron ejecutados.

Quedó completamente sordo luego de ser sometido en prisión a severos golpes y torturas por participar en las manifestaciones de 2012 contra la persecución saudí de los chiítas.

El joven "recibió la orden de permanecer de pie por largo lapso de tiempo ... fue golpeado con palos y cables", se lo "electrocutó y se le impidió comer e ir al baño", según reveló su madre antes de su ejecución.

image

Al-Adam ya estaba parcialmente ciego y sordo en el momento de su arresto cuando tenía solo 18 años, según la Organización Europea Saudita para los Derechos Humanos (ESOHR).

El grupo agregó que Adam había sido castigado por ejercer sus "derechos humanos fundamentales como la libertad de reunión" y fue ejecutado después de hacer una confesión bajo coacción.

"Arabia Saudita no cumple con los estrictos criterios que salvaguardan los requisitos sustantivos y procesales en relación con la pena de muerte para los estados retencionistas", dijo ESOHR.

Abdulkarim Mohammed al-Hawaj

Abdulkarim Mohammed al-Hawaj era un joven manifestante que fue ejecutado por confesiones "que le obligaron a hacer mediante tortura".

Al-Hawaj tenía 19 años cuando fue detenido en 2014, aunque algunos de los cargos utilizados en su contra se remontan a tres años antes.

 image

Estando en la cárcel, fue apaleado, electrocutado y pateado por oficiales, y estuvo “encadenado por más de 12 horas impidiéndole durante ese tiempo usar el baño", según ESOHR.

Mutjaba al-Sweikat

Mutjaba al-Sweikat fue otro joven saudí que fue detenido por participar en una protesta contra el gobierno.

Preparado para realizar estudios en el estado de Michigan, en los Estados Unidos, cuando tenía 17 años, al-Sweikat fue arrestado en el aeropuerto antes de abordar su vuelo en 2013.

image

El viernes, el grupo Defensores de los Derechos Humanos de Canadá (CD4HR, por sus siglas en inglés) también publicó los detalles de una vigilia con velas en Canadá por Ahmad Hussain Al-Arady, otra víctima saudí de las recientes ejecuciones en el reino.

Líderes mundiales y organizaciones de derechos humanos han expresado su conmoción y condena por la ejecución masiva de Arabia Saudita, acusándola como una ofensiva dirigida por el príncipe heredero Mohammed bin Salman contra los disidentes que se expanden en el reino.

image

Abdullah Alaoudh, principal miembro del centro para el entendimiento musulmán-cristiano en la Universidad de Georgetown en Washington e hijo de Salman al-Awda, un destacado erudito musulmán saudí que fue arrestado en 2017, cree que el apoyo de Estados Unidos al príncipe saudí bin Salman es vital para el gobierno ya que él "no tiene legitimidad popular" en el país.

"Es realmente indignante ver cuán silenciosa es la gente, y es aún más escandaloso ver a Occidente apoyarlo (bin Salman) a pesar de todo lo que sucedió, incluso cuando sus propios intereses estratégicos están en juego".

Arabia Saudita también ha intensificado su represión contra la población chiíta al este del país.

La provincia oriental del país ha sido escenario de manifestaciones pacíficas desde febrero de 2011. Los manifestantes han exigido reformas, libertad de expresión, liberación de presos políticos y el fin de la discriminación económica y religiosa contra la región rica en petróleo.

Las protestas se toparon con una severa ofensiva del régimen y las medidas de seguridad se incrementaron en toda la provincia.

Takbir Radio

takbirradio baner1