Takbir Tv

Homenaje al Imam Jomeini

homenaje al Imam(Takbir TV) - Al cumplirse un nuevo aniversario del fallecimiento del Imam Jomeini, Fundador de la República Islámica de Irán, Takbir TV ofrece en exclusiva un capítulo de la autobiografía del Sheij Abdala Madani. 

CAPÍTULO 16

  

La noche de aquel sábado 3 de junio del ´89 llegué a casa como lo hacía cada fin de semana para visitar a mi madre. No me sentía bien, seguro estaba encubando algo. Cenamos temprano y luego del rezo me fui a acostar. Por más de dos horas traté de conciliar el sueño, hasta que una fuerte y reiterada crisis de tos me obligó a levantarme. Hacía tiempo que no me engripaba, difícilmente me enfermaba. Mi madre siempre decía, que tras el problema que tuve de chico, los médicos me dieron tantas vitaminas que ya era casi inmune a cualquier virus. Me preparé una taza de te caliente con limón y me tiré en el sillón del living. Luego de encender el televisor y tras sortear algunos canales, de pronto fui sacudido por la noticia: «A los 87 años de edad dejó de existir el Ayatolá Jomeini, líder espiritual de los iraníes».

Rápidamente me dirigí hacia el locutorio para comunicarme con la mezquita y confirmar la noticia. Abdulatif Martínez me dijo entonces que el sheij Rabbani estaba convocando a los musulmanes para hacer un rezo especial por el fallecimiento del Imam.

«Gracias a la bendición de Dios me alejo con un corazón tranquilo y seguro y un alma sosegada y optimista, me permito dejar de estar al servicio de mis hermanos y hermanas y viajo hacia mi lugar eterno, necesito sus amables rezos, ruego a Dios que me perdone las culpas y asimismo espero que el pueblo me disculpe las faltas y siga adelante con fuerza, voluntad y decisión. Y que sepan que la ida de un servidor no debilita la barrera de un pueblo de hierro. Y seguramente que hay servidores mejores que están sirviendo a Dios en este momento. Dios proteja a este pueblo y a todos los oprimidos del mundo y la paz sea con ustedes y los bienaventurados siervos de Dios.»

IMAM JOMEINI

Nuestro Ruhullah ha desaparecido físicamente, pero aún vive en el corazón de millones de musulmanes en el mundo y su revolución islámica no solo ha liberado de las garras de la opresión al pueblo de Irán sino a otras naciones que con su vivo ejemplo, años más tarde, se han permitido derrocar a regímenes despóticos similares al del Shah Reza Pahlevi.

El hombre de la estirpe del Profeta Muhammad (B.P.D.), ha transitado por esta vida allanando el camino para que los musulmanes se fortalezcan y puedan vencer a los taguts[1].

Nuestro Ruhullah no fue comunista ni capitalista ni nacionalista, sino un musulmán (sometido a Dios), y cuya política fue la misma que pregonaron todos los Profetas, que es la política del Islam: la política de la verdad y la justicia.

Dijo el Imam: «El Islam es una religión política, su política está mezclada con la adoración y otras leyes. Y de la misma manera que los gobiernos tienen pensamientos políticos, también el Islam tiene su pensamiento político.»

Nuestro Ruhullah levantó la bandera de Palestina reavivando la Intifada, instituyendo el último viernes del mes sagrado de Ramadán como el «Día de Quds» para que el mundo todo preste atención a la heroica lucha de este pueblo, y que los musulmanes comprendamos que Palestina es una cuestión islámica y ningún musulmán puede hacer la vista a un lado en esta cuestión.

«Los musulmanes del mundo deben considerar el Día de Qods como el Día de todos los musulmanes o el Día del Pueblo Oprimido».

Nuestro Ruhullah ha puesto de rodillas al Gran Satán (EE.UU.) y a sus aliados venciéndolos en todos los campos de batalla, demostrándoles que la fe plena en Dios puede más que cualquier tipo de armamento o la política basada en la no creencia (ateísmo), tal como se lo manifestara en la carta que enviara al Presidente Mijail Gorbachov: «No hay duda para todo el mundo, que a partir de ahora, el comunismo sólo se le encontrará en los Museos de la Historia Política Universal; pues, el marxismo no satisface ninguna de las necesidades reales de la humanidad. El marxismo es una ideología materialista y el materialismo no puede sacar a la humanidad de la crisis causada por falta de la creencia en la espiritualidad, lo que es la principal consternación de la sociedad humana, tanto en oriente como en occidente.»

Nuestro Ruhullah ha vuelto a posicionar el rol indispensable de la mujer musulmana, declarando al Día del Nacimiento de Fátima Az-Zahra (P.), la venerable hija del Profeta Muhammad (B.P.D.), como «El Día Universal de las Mujeres».

«La mujer es la educadora de la humanidad.»

Nuestro Ruhullah desde muy temprana edad conoció la adversidad. Huérfano de padre a los 5 meses, su madre Hayar y su tía Sahiba, que se habían hecho cargo de su educación, fallecen cuando él tan solo tenía 15 años. La persecución, el exilio y aún el martirio de su querido primogénito Mustafá no hicieron que se apartara ni un ápice de su objetivo primordial, que era borrar 2.500 años de monarquía para instaurar un gobierno islámico, el «gobierno de Allah» tal como él mismo lo definió tras el triunfo de la Revolución Islámica de Irán:

«El amanecer del 12 de Farbardîn[2], que es el primer día del gobierno de Allah, es una de nuestras más grandes festividades religiosas y nacionales. El pueblo debe festejar ese día y mantenerlo vivo. El día en que se desmoronaron las columnas de los castillos de 2500 años del gobierno despótico eliminándose para siempre la soberanía satánica y asentándose en su lugar el gobierno de los desheredados que es el gobierno de Dios.»

Cuando llegué a la mezquita rápidamente busqué ubicarme en una de las hileras de los musulmanes que ya estaban dispuestos para iniciar el salat. Casi no quedaba espacio y aún la gente seguía llegando. El muqri Oujadi acababa de recitar el Corán y el Ayatullah Morteza Rabbani se preparaba para comenzar la oración.

En posición de pie, hombro con hombro[3] y antes de pronunciar el takbiratul-ihram, de repente, una frase, tan veloz como un relámpago vino a mi mente y me sacudió de tal forma que hizo saltar mis lágrimas: «Allah te defienda y te proteja.»

Esa misma frase que mi madre escuchó en sueño de boca del Imam, y que ella siempre se encarga en repetírmela cada vez que emprendo alguna acción o simplemente al despedirnos.

Finalizado el rezo, ahora el sheij Mohsen Rabbani comenzaba con su alocución haciendo un breve racconto de la vida del Imam. Ya no cabía un alfiler en la mezquita y a pesar de estar casi tocando el invierno el calor en el recinto era cada vez más sofocante. De pronto, en el sector de las mujeres empezó a haber bullicio. El sheij, por un momento interrumpió su discurso, y uno de los musulmanes preguntó a través del cortinado que divide a hombres y mujeres en la sala de rezo, si acaso ocurría algo. Del otro lado, las mujeres respondieron casi al unísono que una de las hermanas se había desmayado. Inmediatamente pensé en mi madre, no sé por qué; pero a pesar de haber venido solo, sin avisarle, supuse que sería ella la del desmayo, y no me equivoqué.

Ayudada por algunas hermanas, tras sacarla al patio y respirar un poco de aire fresco, a Dios gracias, rápidamente recobró el conocimiento. Solo fue un susto, claro que después de eso no nos quedó otra más que retornar a casa. Allí me dijo cómo fue que había decidido ir a la mezquita: "El televisor estaba encendido y escuché justo que hablaban sobre la muerte de Jomeini. Te busqué por todo el departamento y como no te encontré supuse que habías ido a la mezquita, por eso fui yo también".

A la mañana siguiente, temprano, salí a comprar los diarios y descubrí increíblemente que todos y cada uno de ellos hablaban sobre el Imam. Digo: increíblemente, porque para lo medios occidentales, como sabemos, solo existe un mundo, una bandera, un presidente, un dios. No es raro que en Argentina los medios de más llegada sean los que reflejen una realidad a medias. Se dicen independientes, pero quienes los conocemos, bien sabemos que pertenecen a una misma familia, y solo hay un padre en esa familia que los mantiene. Pero aquella mañana de domingo, para bien o para mal todos hablaban del Imam, o del Ayatolá, tal como se lo conocía en occidente. Después de todo, ¿cómo podrían obviar a un hombre que condujo la revolución más grande que se haya dado en pleno siglo XX?

«Sabia satisfacción, esta Revolución ha sido la mejor y la más grande.»

IMAM JOMEINI

Imposible querer tapar el sol con un dedo. Algunos me dirán que existieron otras revoluciones, entonces pediré un ejemplo de sus consecuencias y resultados. Otros, mencionaran los nombres de algunos a los que ellos consideran líderes, entonces les diré que analicen sus vidas, sopesando su moral y conducta.

 «El Imam le mostró al mundo que se puede ser gobernador, dirigente, líder o presidente y seguir viviendo como los humildes. El no cambió sus hábitos ni siquiera en la comida. No dijo ahora que soy Líder entonces cambiaré la situación de mi hijo, de mi mujer. No, no cambió en nada. Cuando lo invitaron a vivir en el palacio del Shah, el se quedó en una casita en Yamarán que alquiló hasta el último día de su vida. Cuando a su hijo algunos lo invitaron para que fuera Primer Ministro y éste lo consultó con el Imam, el Imam le dijo “no, es mejor que usted sea un servidor como los otros; hay mucha gente que puede hacer esa función, no necesariamente la debes hacer tú”, y su hijo aceptó. Entonces fíjense cómo un hombre que tiene todo el poder de una nación milenaria, una nación con una historia brillante, una nación que posee tanto petróleo, con tanta riqueza y los palacios que lo invitan, él se mantiene como era antes mostrándoles a los gobernantes que se puede seguir siendo el mismo aún cuando se es gobernador o presidente…»[4]

Despidieron al Imam once millones de personas, considerándose como el funeral más grande de la historia. Sus restos fueron sepultados junto al Cementerio «Beheshti Zahrá»[5] de la ciudad de Teherán, donde se erige su maqam[6]. Precisamente, el «Beheshte Zahrá» fue el primer lugar que el Imam visitó tras su regreso al país en 1979 luego del triunfo de la Revolución Islámica. Y alguna vez se le escuchó decir: «Dios mío, acéptame al lado de los mártires.»

Casi inmediatamente después del fallecimiento del Imam, el Consejo de Sabios (Shura) nombró como su sucesor y Líder de la República Islámica al Ayatullah Seyyed Alí Jamenei, por quien el Imam tenía un aprecio muy especial.

«No puedo encontrar a nadie como el señor Jamenei, tan comprometido con el Islam y tan decidido a servir a su pueblo con todo el corazón. Hace muchos años que lo conozco».

IMAM JOMEINI

 .....................................

[1] Tiranos.

[2] Mes del calendario iraní.

[3] Del Imam Sadiq (P): «Dijo el Mensajero de Dios (BPD): “¡Oh, gente! ¡Conservad a vuestras filas (en la oración)! Arrimad vuestros hombros para que no exista separación alguna entre vosotros. Y no discrepéis, porque entonces Dios hará que vuestros corazones diverjan. Sabed que yo os veo atrás de mí.”»

[4] Extraído parte del discurso del Sheij Mohsen Rabbani en la Mezquita Al-Imam de Cañuelas al cumplirse el 6to Aniversario del Fallecimiento del Imam Jomeini.

[5] Cementerio de los Mártires.

[6] Santuario.

 .....................................

*fragmento del libro autobiográfico del Sheij Abdala Madani, TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

 

 

Takbir Radio

Takbir Tv


  logo WHATAPP logo TELEGRAM logo FB logo TWITTER