Get Adobe Flash player

Ex canciller argentino, Hector Timermann, con arresto domiciliario, dijo que la investigación de AMIA carece de evidencia

image(Takbir TV) - El ex ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Héctor Timermann, dijo que la prolongada investigación sobre el atentado a la AMIA en 1994 carece de evidencia convincente contra presuntos sospechosos.

En julio de 1994, el edificio de la Asociación Mutual Israelita Argentina, también conocida como AMIA, en la capital argentina, Buenos Aires,  explotó, dejando un saldo de 85 muertos y 300 personas heridas.

Israel acusó a Irán de planear el ataque, una afirmación negada enérgicamente por la República Islámica.

El 6 de diciembre, el juez Claudio Bonadio acusó a la ex presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, Timerman y otras 10 personas por "traición" como parte de una investigación iniciada en enero de 2015, cuando el fiscal Alberto Nisman acusó a varios funcionarios de, supuestamente, conspirar con Irán para cubrir la responsabilidad del atentado de 1994. Días más tarde, fue encontrado muerto en su casa. Los tribunales aún deben determinar si la muerte de Nisman fue suicidio o asesinato.

Human Rights Watch (HRW) dijo que la acusación "exagerada" no ofrecía ninguna prueba que pareciera justificar los cargos presentados contra los funcionarios argentinos.

En un artículo para el periódico The New York Times, titulado "Soy un prisionero político en Argentina" y publicado esta semana, Timerman dijo que había sido puesto bajo arresto domiciliario y enfatizó que él era "una víctima de la persecución política".

"Veintitrés años después del ataque, nadie ha sido condenado y se han establecido pocos hechos además de los que ocurrieron", escribió sobre la explosión en la AMIA.

Timerman también cuestionó los cargos de "traición", diciendo que no existía precedente moderno relevante en Argentina.

"Para que un ciudadano argentino cometa traición, el país debe estar en guerra". Argentina e Irán no lo están, y nunca han estado en guerra ", dijo.

Destacó el hecho de que si bien Irán negó cualquier participación en el atentado a la AMIA, la República Islámica había "acordado cooperar en el caso después de una campaña diplomática de varios años liderada por los sucesivos gobiernos de Kirchner".

El ex canciller argentino también expresó su preocupación por su estado de salud agravado por el cáncer y dijo que "evitar que reciba atención médica oportuna es como condenarme a muerte".

"Por ahora, el caso AMIA languidece, como lo ha hecho durante décadas. Y nosotros, que de buena fe buscamos la justicia, somos blanco de la ira de la comunidad judía y de muchas familias de víctimas ", señaló.

Se cree que Israel está involucrado en un fuerte lobby en Argentina. Los medios israelíes informaron en octubre que los grupos pro-Israel en los Estados Unidos estaban activando una campaña sobre el atentado a la AMIA.